16 trucos para escribir mejor un ebook

  • 16 trucos para escribir mejor un ebook 1 -

16 trucos para escribir mejor un ebook

¿Cómo escribir mejor? ¿Qué trucos existen para poder hacerlo? ¿Qué claves hay para la escritura de tu ebook sea atractiva y fluida? ¿Cómo impactar en el lector/a en el primer párrafo para que siga leyendo?

Tienes muy pocos segundos para convencer a tu futuro lector de que tu ebook es imprescindible leerlo si quiere aprender cosas nuevas con él. Es difícil mantener esa curiosidad y hacer que el tiempo que va a dedicar a la lectura de tu ebook sea útil y de valor.

Hoy te enseñamos 15 trucos para escribir mejor tu ebook, tu libro o tu artículo. Cómo empezar a escribir con profesionalidad y fuerza. Cómo escoger unas palabras porque ayudan a potenciar el significado de una frase. Cómo eliminar términos rimbombantes y carentes de utilidad que utilizan los políticos para engatusarte. Son algunos trucos que te enseñamos a continuación.

1

¿Por qué no comienzas con una historia personal? Es una fórmula para que el lector te conozca y poder conectar con él. Creas un vínculo emocional y un vínculo es un lazo, una forma de unir dos personas. Es un lazo invisible que te servirá de conexión. ¿Qué mejor forma de empezar que conectar?

2

¿Y si empiezas por una pregunta? Las preguntas son muy poderosas y te incitan a buscar una respuesta. Y esto supone moverte y entrar en acción. Y la acción es la que produce resultados. De la calidad de tus preguntas dependerá la calidad de tu vida.

3

Utiliza una frase famosa que impacte positivamente en los lectores. Esta de Edison podría ser un ejemplo: «La gente que dice que no se puede hacer no debería interrumpir a los que lo están haciendo».

4

Uno de los trucos es que en el primer párrafo el lector se haga una imagen de lo que va a encontrar en el ebook. «Las palabras que se pueden convertir en imágenes emiten más fuerza que las abstracciones. Son muy seductoras».

Ejemplo: Me disponía a disfrutar del primer sábado radiante de primavera cuando recibí la llamada de Lawrence Cohen, cardiólogo y compañero de la Universidad de Yale. Parecía aterrado. “Necesito tu ayuda, John. En el servicio de Urgencias. Ven enseguida. Se está muriendo, John. La estoy viendo morir”.

Muchos pensarán que es una novela de crímenes firmada por un tal John Elefteríades. Nada que ver. Elefteríades es cardiólogo.

Así empezaba un artículo titulado “Cuando el aneurisma se complica” para la sesuda revista Scientific American, en su versión española Investigación y Ciencia (octubre de 2005). Es una revista para expertos, para gente con mucho conocimiento de medicina, astrofísica o antropología. Una revista para científicos. 

5

Las palabras largas o de más de cuatro sílabas nos avisan como si fueran una señal de alarma visual. Hay que buscar sinónimos. Escoger palabras cortas que ayuden a hacer una frase más fluida y menos pretenciosa.

6

Acortar las oraciones. Es una técnica muy antigua. Se utiliza para crear escenas de acción. Con oraciones cortas se puede dotar a las frases de un gran significado. Cuanto más largo sea un enunciado, hay mayor riesgo de que el lector pierda la noción del sujeto o del sentido.

Un ejemplo:

«Ferran Adrià no es un cocinero. Es un agitador. El Che Guevara de la alta gastronomía. Ha liderado desde cero, sin formación ni subvenciones; sin un diseño previo, peldaño a peldaño, con los bolsillos vacíos y el discurso atropellado, la gran revolución de la cocina mundial. Y el nacimiento de una cocina española de vanguardia. Prohibido prohibir. Libertad de expresión. Osadía. Creación. Autoestima. Nunca dudó de que el suyo fuera el camino. Ni cuando pocos cruzaban el umbral de El Bulli. Las críticas eran desfavorables. Sudaba para pagar la nómina. Y le llamaban loco».

7

Intenta eliminar los adverbios de tiempo (frecuentemente, mensualmente, periódicamente…) Cuando aparece un verbo con su conjugación, sobran los adverbios pues no aportan más información.

8

La brillantez consiste en definir una gran idea con pocas palabras.

La brillantez consiste en definir una gran idea con pocas palabras Clic para tuitear

Los seres humanos necesitamos ordenar y aclarar nuestras ideas por eso utilizamos tantas palabras para expresar una idea. Después tenemos que tomarnos nuestro tiempo para eliminar la paja y las repeticiones.

9

Suprime los reflexivos. El ser humano emplea la partícula ‘se’ para echar la culpa de las malas noticias a un ser invisible. Es una partícula con muchos usos, pero el más débil es el impersonal. Ejecutar acciones no es poner un anuncio inmobiliario de “se venden pisos”. Siempre hay alguien detrás de la acción: el sujeto.

10

Elimina lo evidente. Subir arriba, bajar abajo, entrar dentro, salir afuera. Cuando hablamos así, alguien nos corrige en broma preguntando: ¿es que subes abajo, o entras fuera? El verbo ya indica la dirección.

11

Utiliza con buen criterio los adjetivos. Un ejemplo sería una escena de amor. Los escritores con experiencia describen estas escenas con gestos o actitudes o mediante diálogos que expresen amor. No adjetivos.

Cuando usamos adjetivos revelamos nuestra opinión, la moral, los prejuicios y los valores. Escoger el adjetivo adecuado denota buen criterio. Pasarse de rosca, arruina nuestro argumento.

12

No pongas un relativo en tu vida. Uno de los defectos que más cometemos cuando escribimos es utilizar el relativo «QUE». Se pueden sustituir por un punto y seguido o por dos puntos.

En lugar de: “El general que conquistó la ciudad” Debemos escribir: “El general, conquistador de la ciudad”.

13

Las frases afirmativas o positivas son psicológicamente más inteligibles. Deberíamos usar solo negativas cuando queramos negar o contradecir algo con rotundidad.

14

Emplea analogías y metáforas. Usa las fábulas, los cuentos morales, los relatos y las parábolas son formas poderosas de expresar las verdades de la vida mediante poderosas analogías. Los lectores lo entenderán mejor.

¿Has leído «Quién se ha llevado mi queso»? Es uno de los libros de gestión más vendidos del mundo. Una fábula que trata de dos ratones que cada día que se despertaban tenían un trozo de queso en la puerta. Hasta que un día no aparece. Un ratón decide ir a buscarlo y el otro se queda esperando. Una poderosa fábula sobre cómo afrontar el cambio.

15

No se debe confundir el infinitivo con el imperativo. En España se acostumbra a ordenar “salir de una vez”, en lugar de lo correcto que es: “Salid de una vez”. Se trata de una orden y debe ir en imperativo. También se debe decir “Idos de aquí”, y no el incorrecto “iros de aquí”.

16

Efectos especiales.

Un texto es más rico si en el aparece la intriga. No desveles cuestiones importantes al principio porque el lector perderá la curiosidad.

Gracias por leernos. Te invitamos a ver nuestros servicios para ayudar a publicar en PublicarEbook.

Fuente: Libro que recomendamos leer: Trucos para escribir mejor de Carlos Salas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: